Los Héroes de Hoy

Romero

Dice san Agustín: “Reconoced que también vosotros, los que renunciasteis al mundo, habéis salido de Egipto”. Es cierto, antes de encontrarnos con Cristo, fuimos esclavos, sin esperanza, destinados a la muerte. Pero, después de encontrarnos verdaderamente con su Amor, ¿podemos seguir siendo iguales? ¿Es eso posible? Si no cambia nada en nuestra vida, ¿pasó realmente Jesús por nuestro ser; o nuestra dureza de corazón solamente percibió una sombra borrosa de su Amor? El Amor no puede pasar, jamás, desapercibido por nuestra vida.

Nos ha sacado del dominio de las tinieblas y nos ha trasladado al Reino de su Hijo, entonces, ¿realmente estamos viviendo a su Hijo en nosotros? Cristo nos dejó un Camino: Él mismo. Sin más, sin menos… sin más o menos. Hoy, como seguidores del Señor, tenemos que ser coherentes. Tenemos que hacernos notar. Atrevernos a diferenciarnos del resto del mundo, ser luz, sal y fermento.

Es tiempo de preguntarnos si de verdad Cristo dejó una huella tan profunda en nuestro corazón como para, sin miedo y sin vergüenza, mostrar al mundo que creemos en Él y vivimos como Él. No se trata simplemente de decir que somos cristianos; tenemos que vivirlo. En 1 Pedro 2, 21 dice el apóstol: “Cristo padeció por nosotros, dejándonos un ejemplo para que sigamos sus huellas”. Sus huellas, ¿somos realmente humildes, amigos de Jesús, como para asumir su Camino en mi vida? Dejarlo a Él ser en mí, y no pretender que sea Él quien se haga a mi manera. Cristo sufre en la cruz, su dolor es inmenso. Cada dolor es una daga fría de traición, por menos de 30 monedas. Hoy, para muchos que nos hacemos llamar cristianos, Cristo vale menos que eso.

Continúa diciendo san Pedro: “Él fue herido por nuestras rebeldías, triturado por nuestros crímenes…”. Después de haber conocido a Jesús, que nos ha derramado su Amor hasta el extremo. Después de cada una de sus llagas por mí, de cada espina por el perdón de mis pecados, de cada latigazo que nos ha curado, seguimos siendo ¿iguales?!!! ¡Cuánto Amor pagado con nuestra indiferencia! ¡Cuánta entrega desinteresada en la cruz pagada con nuestro egoísmo! ¡Cuánta sangre y sufrimiento pagado con nuestra pasividad cristiana!

Tenemos que atrevernos a ser distintos, a ser coherentes y verdaderos en lo que predicamos. Dejar esa espiritualidad de “domingo”, mientras seguimos usando el resto de los días para hacer cosas que ponen en riesgo nuestra alma, y no manifiestan la libertad de Jesús en mí, sino sólo esclavitud. Dejar esa pose de rodillas y manos juntas para seguir golpeando insultando, robando como antes; o viviendo nuestra vida igual que siempre, negando a Cristo en su cara como si no le conociéramos. Pero Él sí me conoce.

No se trata que doblemos rodillas en el templo, antes debemos doblar el orgullo de nuestro espíritu. Somos cristianos, pero seguimos igual que antes, absorbiendo la mentalidad del mundo de que “nada es malo”, “no tiene nada de malo probar”. ¿Cuándo dejamos de ser cristianos reales?

Se supone que somos nosotros quienes debemos ser luz para otros, ser ejemplo de vida para otros. Somos cristianos, pero el cambio en nuestro interior debe ser real. ¿Qué nos diferencia a nosotros, los jóvenes cristianos, de los demás jóvenes que no creen en nada, y debemos llevar el mensaje de Amor y de que se puede vivir una vida distinta y más profunda?

Cristo, por Amor, lo dio todo por mí; y yo, por mi egoísmo, no le doy nada. Los jóvenes podemos y tenemos esa fuerza interior que el Señor ha inflamado en nuestro ser, pero debemos asumir el llamado con coherencia, con valentía, con total entrega y radicalidad. ¡Si queremos cambiar el mundo, dejemos primero que Dios cambie el nuestro! La vida es Cristo, se encuentra en Él y Él está ahí en tu corazón, en el secreto, en el silencio. ¿Por qué, entonces, seguimos buscando afuera lo que, Cristo, tan amorosamente, ha guardado y atesorado en nuestro corazón? ¿Por qué seguimos saciando nuestra sed con las aguas turbias de este mundo, si Cristo dejó su fuente de agua viva y fresca en la Santa Eucaristía?

¡Vamos jóvenes! ¡Qué hoy seamos de verdad jóvenes valientes, que hoy nos atrevamos a ser lo que el Señor –y no nosotros- quiere que seamos! ¡Que hoy nos decidamos a realizar la misión para la que fuimos llamamos! El Amor nada tiene que ver con la oscuridad y vaciedad de este mundo, a no ser que sea para poner luz y Amor donde no lo hay. Estamos llamados a brillar en la oscuridad, a triunfar sobre la muerte, a proclamar la verdad contra la mentira. A ser testigos reales, testimonio de Cristo.

No es suficiente –repito- decir que somos cristianos, debemos serlo. Que la gente sepa que somos cristianos porque nos amamos, porque vivimos el Amor; y no simplemente porque decimos serlo. Que la gente sepa que amamos a Jesús por como vivimos; que no haya necesidad de hablar si con nuestras vidas podemos proclamarlo y predicar su maravillosa Noticia. Somos libres, ya no somos más esclavos de este mundo. ¡Entonces, vivamos como jóvenes libres de verdad! Con la libertad que da Cristo, vivida desde la Luz, desde el Amor. Hay un antes y un después. Cristo venció a la muerte. Y nos hizo a nosotros para Él, con su triunfo. Por eso, con Cristo viviremos. Si nos atrevemos a decir a otros jóvenes que Cristo vive, entonces viví vos como Él. Si nos atrevemos a gritar al mundo que Cristo dirige nuestra vida, entonces dejáte guiar desde el corazón.

Y recordemos que decir que somos cristianos es proclamar con nuestra vida al Señor. Cuidémonos de no confundir a otros con nuestra vida, haciéndolos errar el Camino hacia el Señor. Somos jóvenes cristianos, es decir, jóvenes que hemos decidido libremente –nadie nos obliga- a renunciar al mundo, según las enseñanzas de Cristo. Jóvenes que hemos decidido servir al Señor, ¡al Amor!; porque no podemos servir a dos señores. Jóvenes radicales que aman y se dejan amar de verdad. Jóvenes pobres –en su espíritu-, necesitados del Amor. Jóvenes castos que esperan y aprenden a amar como Cristo a su Iglesia. Jóvenes obedientes que se vencen a sí mismos y hacen la voluntad del Señor, venciendo así, sus propios deseos imperfectos.

Sólo con Amor se logra esto. Sólo el Amor nos dará la victoria. Nos toca elegir: Cristo o el mundo. No hay puntos intermedios, no se puede servir a los dos, pues uno y otro se contradicen. Y solamente uno, Cristo, da la vida eterna. Y a Él no se le puede seguir a medias. Ser cristianos, con nuestra vida más que con nuestra palabra. Ser cristianos, no como parte de un club social exclusivo, sino como un desafío, un reto ante este mundo que nos quiere envolver con su oscuridad. Pero ¿acaso puede el mundo y su egoísmo vencer al Amor que se da sin reservas? Hoy nos toca ser héroes, venzamos al mundo con el Amor que Jesús nos amó primero.

Para terminar, una frase de Monseñor Romero, que me gusta mucho, dicha durante una homilía: “¿Quieren saber si su cristianismo es auténtico? Aquí está la piedra de toque: ¿con quiénes estás bien? ¿Quiénes te critican? ¿Quiénes no te admiten? ¿Quiénes te halagan?”

Acerca de chrismadriz

Cuando miro hacia atrás y veo la estela de experiencias que me ha dejado esta vida, y me veo hoy frente al espejo, con ese brillo extraño en los ojos que no viene de mí, sino del Amor que Dios me tiene... tiemblo, de saber que a pesar de mis heridas y caídas, Dios me amó primero... Soy solamente un simple secretario, un corazón que ama y siente, unas manos que se mueven según la voluntad de Dios... sin Él, no habría nada de mí...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s